La guitarra

Tú me das luz en mi oscuridad

Con un interés por la música desde que tengo uso de razón me crié en la década de los 90 donde la influencia de la guitarra en la música era mucho más notable que ahora. El Pop y el Rock era la música del momento, en los programas musicales del sábado por la mañana veía a grupos tocar con sus flamantes guitarras eléctricas y yo imitaba los punteos de John Frusciante con una escoba y una energía espectacular. 

Unos años más tarde compré mi primera guitarra eléctrica, empecé con mucho ímpetu pero a los meses la dejé olvidada en un armario, el interés inicial fue decreciendo y aunque me motivaba no conseguía encontrar el momento para aprender. Un tiempo más tarde curioseando por una tienda de música me topé con una guitarra acústica preciosa y decidí que iba a aprender a tocarla, no tenía más remedio, la guitarra siempre me llamaba la atención y no podía dejar de sucumbir a sus encantos, me había embrujado.

La guitarra es para mi mucho más que un objeto, mucho más que un instrumento musical. Es un refugio que permite olvidarme de los problemas,preocupaciones y conectarme con los sentidos. A parte de aprender lenguaje musical la interacción con la guitarra me ha enseñado valores como la constancia y el esfuerzo (no sabéis lo que es lograr tocar una canción después de estar semanas ensayando). ¿Y sabéis lo mejor? Extrapolar esos mismo valores a la vida cotidiana, hacer las cosas con pasión, entusiasmo y perseverancia es una lección que me ha enseñado este bello instrumento que es la guitarra.

Despierto y me inundas con tu noble aroma

pretendes con tiento que me abrace a ti

te gusta sentir el tacto de mis manos

usando mis dedos para hablar por mi”

Tu me das

Autores de la canción: Antonio Jose Orozco Ferron / Javier Perez Jimenez / Jose Luis Latorre Jimenez

Análisis cultural

La palabra guitarra viene del árabe «qītārah», del arameo «qipārā» y a su vez del griego «κιθαρα» (kithara) que quiere decir cítara, su instrumento variante.La guitarra es un instrumento musical de cuerda formado por una caja de resonancia, un mástil y un clavijero. El sonido se crea a partir de la pulsación de las cuerdas y la tensión aplicada en cada una de ellas determina el tono de cada una de ellas. 

El origen de este instrumento es un tanto incierto, pero los primeros indicios se remontan al año 1000 a. C. donde se hallan las primeras evidencias arqueológicas en Alaça Hüyük (actual Turquía) los hititas y asirios crearon instrumentos de cuerda parecidos a la lira pero con una caja de resonancia. La guitarra fue evolucionando a lo largo de los siglos hasta convertirse en el instrumento de 6 cuerdas que conocemos hoy en día.

El simbolismo de la guitarra

Podemos definir simbólicamente la guitarra como un vehículo de comunicación y transmisión de ideas musicales. Con este instrumento se transmiten los sentimientos que acompañados con el canto y/o la danza crean géneros musicales tan diversos como el rock, jazz, blues, música popular… la guitarra ha ido adoptando el apellido y las cualidades organológicas y expresivas que en cada época, lugar y estilo le ha sido requerido para cumplir su función comunicativa en el mundo del arte musical.

De manera visual y auditiva podemos etiquetar la guitarra en un movimiento social determinado. Por ejemplo, las guitarras eléctricas de metal tienen un aspecto duro y siniestro que tiene concordancia con un sonido pesado y letras generalmente oscuras. Sin embargo, la guitarra ofrece un aspecto diferente en la película “Coco”, el folclore y la música popular se ven reflejados en este instrumento por su música, forma y el aspecto son detalles ornamentales.

La relación entre antropología y diseño se evidencian en este instrumento desde sus comienzos hasta el día de hoy. Los modos de pensar, sentir y actuar se manifiestan en la guitarra y sirven de vehículo como forma de expresión. A partir de su forma y color nos ofrece información sobre su origen y propósito, el diseño no solo es funcional también es identitario.

Bibliografía

 


2 debate on “La guitarra”

  1. Hola Antonio, me ha gustado mucho tu aporte y casualmente coincidimos en temática, la música, aunque con distinto instrumento.

    Leyendo tu entrada me han venido ideas relacionadas con la guitarra y la antropología, como por ejemplo “la identidad” de la etnia gitana y su devoción a Dios. Es imposible no imaginarlos con una guitarra en la mano y derrochando arte cantando flamenco o rumbas. Al igual que la alegría que sienten al tocar y cantar. También hay un refrán que dice “En tiempo de fiestas la guitarra no se presta”.

    En la sociedad de los años 60 hubo un “movimiento” que se popularizó con Marilyn Monroe con una frase que hacía referencia a la apariencia física y qué era sin duda la personificación de la feminidad “tener cuerpo de guitarra”, que equivalía a tener un cuerpo con curvas, con bastante busto y caderas, con una cintura muy reducida y trasero levantado a la vez.

    Un saludo
    Manuel

  2. Hola Antonio,

    Admiro a los músicos. Gracias por tu aportación, espero nunca dejes de tocar.

    Referente a la guitarra eléctrica, he leído, fue una necesidad por amplificar sonido para llegar a audiencias mayores ya que, por ejemplo, antiguamente en los conciertos de Jazz, las guitarras podían quedar en segundo plano y no adquirían protagonismo respecto a los demás instrumentos (más sonoros).

    Esto me lleva a pensar en la necesidad que adquiere un objeto según su contexto de uso (concierto-grupo de instrumentos) y su adaptación al entorno cultural del momento (salas más grandes-mayor audiencia-acto social), además de la evolución, que sufren las formas, para adaptarse a los descubrimientos, en este caso tecnológicos, de la época.

    Creo que ningún objeto se diseña de la nada sin antes tener presente una base formal, un contexto concreto y, sobretodo, una necesidad. Las necesidades provocan que nos adaptemos, y las adaptaciones las formulamos a partir de los recursos disponibles de nuestro entorno. Creo que el aspecto formal de un objeto puede llegar a la perfección (en su presente) como un elemento funcional, pero la estética siempre dependerá del entorno cultural.

    Un saludo!
    Silvia López.